24.7.13

Mitos alrededor de la Lactancia Materna

Mito 14: Cada vez que se amamanta hay que ofrecer ambos pechos.

La forma como amamantamos es determinante en el disfrute, y por lo tanto en la duración de la lactancia materna. 

Uno de los mitos más comunes y también más perjudiciales para el amamantamiento es pensar que se debe ofrecer ambos pechos al bebé cada vez que se amamanta, es decir, alternar las mamas durante la misma toma. 

Esta falsa creencia está asociada con otra muy común, la idea de que el/la bebé no se llena sólo con leche materna. En algunos casos la madre pensando que bebé puede quedar insatisfech@ le ofrece ambos pechos. 

En otros casos, la madre sigue estrictamente esta técnica de amamantamiento por indicación de la/el pediatria, quien le impone por cuánto tiempo debe permanecer el bebé en cada mama, cada cuanto tiempo amamantar y si complementa con tetero de fórmula láctea o no. 

Desde hace mucho tiempo se sabe que amamantar en cada toma de ambos pechos acarrea muchos problemas en la lactancia. Problemas que si se mantienen en el tiempo pueden llevar al abandono del amamantamiento. Esta técnica equivocada supone que la madre retire un pecho de la boca del bebé y le ofrezca otro, ya sea después de transcurrido cierto tiempo ( 15 minutos por ejemplo) o cuando bebé hace algún gesto que mamá interpreta como que en esa teta ya no hay leche. 

Cuando esto ocurre, se impide que bebé reciba los lípidos o grasas que contiene la leche, los cuales generalmente se consiguen al final de la toma, es decir, cuando ya bebé tiene cierto tiempo succionando. Como es imposible saber el momento en que bebé recibe las grasas, fundamentales para el desarrollo de su cerebro y para generar sensación de saciedad en el bebé, la mejor forma de amamantar es esperar a que sea bebé quien voluntariamente se separe del pecho. A esto llamamos Lactancia en Libertad.

Si bebé se separa “muy pronto” del pecho y quiere volver a mamar, se debe continuar en la misma mama, no es necesario cambiarlo. 

Muchas veces la ganancia de peso del bebé está determinada por la forma como amamantamos. Un bebé que no recibe la grasa de la leche materna, puede tener problemas con el peso. Normalmente antes de que esto ocurra ya bebé ha manifestado incomodidad y seguramente ya su madre sospecha que algo está ocurriendo.

Las técnicas adecuadas para amamantar son más importantes al inicio del amamantamiento cuando estamos más inexpertas e inseguras. A medida que transcurren los meses y vamos conociendo a nuestr@ bebé, nos manejamos con mayor confianza y tranquilidad.

1 comentario:

Sara Kiu dijo...

Creo que gracias a que conozco este mito, sé que mi nena queda llenita cuando se desprende sola de mi pecho, esto hace que duerma profundamente varias horas que me permiten descansar y prepararme para la siguiente toma, en la cual le ofrezco el otro pecho de la misma forma, hasta el final... ella dormita durante su comida, vuelve a mamar, dormita y mama... hemos pasado en una toma hasta 40 minutos, y aunque la lactancia ha sido muy dolorosa para mi, entre mi concentración para soportar, la miro y disfruto todos sus gestos, sonidos, movimientos, como agradeciendo tan rico alimento.