17.4.15

Sobre el destete

El destete siempre es un tema complejo y muy sensible. Las madres normalmente sufrimos una gran angustia de sólo pensar en el tema, sin siquiera haber dado los primeros pasos. 

La razón es sencilla: conocemos bien de cerca la emocionalidad que acompaña el amamantamiento. Sabemos que no se trata unicamente de alimento, sino de un intercambio maravilloso de emociones, sensaciones, que para muchos es dificil de imaginar. Por eso, exploramos todas las opciones para que sea lo menos doloroso posible. 

Siendo este un proceso intenso desde el punto de vista emocional tanto para el/la bebé como para su madre, padre y el entorno más inmediato, resulta fundamental que la madre se tome el tiempo necesario para explorar con honestidad las razones que la hacen pensar en el destete en un momento determinado. En nuestra experiencia son muchas las madres que destetan por motivos que no necesariamente ameritan un destete, y mucho menos un destete abrupto, y lo hacen cargadas de mucha tristeza porque querían seguir amamantando. 
 
 Razones que NO ameritan destete 

1) Nos han impuesto la idea que la leche materna “no hace nada” después de los primeros 6 meses del bebé. Esta idea es tremendamente engañosa y atenta contra la salud y el bienestar del bebé y su madre. La lactancia continuada es una práctica que garantiza la nutrición y protección inmunológica de los bebés.

2) Otro caso frecuente es cuando una madre tiene que tomar medicamentos por alguna situación de salud. La mayoría de los medicamentos (analgésicos, antibióticos, etc.) son compatibles con la lactancia materna. Aquí más información sobre lactancia y medicamentos.

3) La separación temporal de mamá y bebé, ya sea porque la madre está estudiando o vuelve al trabajo remunerado, es tomada muchas veces con una razón para destetar al bebé. Sin embargo, hay mecanismos ampliamente utilizados por muchas madres para evitar un destete temprano. Los bancos de leche caseros son una opción maravillosa. 

4) Los cambios en las relaciones íntimas entre la madre y su pareja en ocasiones son interpretados como una consecuencia de amamantar al bebé. Es un hecho que la sexualidad de la mujer cambia con la maternidad, sin embargo, no necesariamente implica menos intimidad con la pareja, sino una transformación de la relación, donde la comunicación es fundamental para que ambos disfruten de una etapa nueva y maravillosa.

5) La falsa percepción de que si el/la bebé sigue siendo amamantado/a despúes de cierta edad será un/a bebé dependiente. Hay numerosos estudios serios que demuestran todo lo contrario. El amamantamiento del bebé genera relaciones de apego que hacen de nuestros bebés, seres humanos con capacidad de amar, tolerantes, seguros y amantes de la paz.

6) Las opiniones de nuestro entorno familiar y de algunos profesionales de la salud, como pediatras, obstetras, psicólogos/as, entre otros, generan una gran presión en las madres, que muchas veces destetan porque son continuamente bombardeadas con frases descalificadoras y humillantes. Estar conscientes de que vivimos en una sociedad cargada de desamor y violencia, probablemente generados por patrones de crianza donde imperaba el desapego, la alimentación artificial y la evidencia cientifica por encima del conocimiento ancestral de las mujeres-madres, nos da fuerzas para continuar nuestro propio camino.

El destete le corresponde únicamente a la madre y su bebé, y lo más sano y liberador es que se produzca por una decisión informada, consciente y acompañada de mucho amor y apoyo.

¿Qué significa separar?

Separar significa alejar al bebé de su madre tras el nacimiento, rompiendo abruptamente el binomio mamá-bebé que había permanecido unido durante toda la gestación. La mayoría de los bebés aunque hayan nacido a término y con buena salud son igualmente separados de sus madres y colocados en incubadoras ó cunas en un lugar llamado “retén” donde pueden permanecer entre 1 y 8 horas antes de reunirse con sus madres. La separación también se produce de noche con la excusa de que la madre descanse. A la mayoría no se le pregunta si quiere permanecer con su bebé. El personal de salud decide por ellas. Así transcurren 2 ó 3 días en los que bebé y mamá han estado juntos sólo por momentos.


14.4.15

Sexualidad y Maternidad ¿cómo lo vivimos las mujeres?

Sexualidad y Maternidad
¿Cómo lo vivimos las mujeres?

La maternidad es quizás uno de los cambios más drásticos que experimentamos las mujeres y nuestra sexualidad no escapa a ellos.

Desde el embarazo nuestro cuerpo cambia y nuestras relaciones sexuales también.
Tras el nacimiento nos re-conocemos, ahora sin nuestra exuberante preñez. Ahora nuestros senos ofrendan vida y nuestros bebés siguen formando parte de nuestro cuerpo como cuando estaban dentro de nuestras entrañas.

Nuestra cama, ese refugio amoroso donde probablemente concebimos a nuestros bebés, ahora la compartimos con ese nuevo ser.
Ese territorio de la intimidad se reacomoda y surgen nuevas maneras de relacionarnos, no siempre fáciles y armónicas.


**Actividad Gratuita**

Lo que los fabricantes de fórmulas lácteas NO dicen

 L@s bebés no amamantad@s son en la mayoría de los casos,
alimentad@s con fórmulas infantiles.
 

El consumo de estas sustancias conlleva riesgos importantes
para la salud y la vida del bebé.  A la fecha hay suficiente información científica sobre los efectos
dañinos del consumo de fórmula infantil, los cuales se producen
no sólo en la infancia sino también en la edad adulta.
La frecuencia e intensidad de las enfermedades que sufren
los niños y las niñas durante sus primeros años de vida,
ocasionadas por el consumo de fórmulas infantiles, reducen
significativamente su calidad de vida.


Los fabricantes de fórmulas lácteas ocultan descaradamente esta información. Para ellos, la alimentación infantil es un negocio muy lucrativo, por ello ponen en práctica millonarias campañas publicitarias para evitar que información sensible sobre los terribles efectos a corto y largo plazo del consumo de leche de vaca quimicamente procesada salga a la luz pública. 

La mayoría de las madres que ofrecen fórmulas lácteas a sus bebés lo hacen confiando en que estos productos son de buena calidad y no conllevan riesgos a la salud. La industria que fabrica las fórmulas lácteas les hace creer, a través de la publicidad, que las fórmulas infantiles proporcionan nutrición y protección inmunológica.



13.4.15

5 estudios científicos a favor de la lactancia exclusiva

Existe un cúmulo importante de evidencia científica que reconoce en la Lactancia Materna Exclusiva (LME) la única práctica de alimentación infantil que previene las 4 enfermedades más recurrentes en la infancia: enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias, infecciones urinarias y otitis media.

Aquí te mostramos las conclusiones de 5 estudios ciéntificos que evidencian la relación entre lactancia materna exclusiva y la prevención de enfermedades:

1) En un estudio realizado durante el año 2001, los autores concluyeron que en América Latina y el Caribe, la LME durante los primeros 6 meses de vida y la lactancia materna parcial para el
resto del primer año de vida, pueden evitar el 55% de los fallecimientos asociados con enfermedades
diarreicas e infecciones agudas de las vías aéreas entre los lactantes.


2) En un estudio realizado en Inglaterra se observó un aumento del 33% en el riesgo de desarrollar diábetes entre lactantes no amamantados, en comparación con lactantes amamantados. En Estados Unidos la tasa de diábetes para los lactantes amamantados fue menor en todos los grupos de edades
hasta los 40 años.

3) Un estudio realizado en Estados Unidos y otro en Alemania demostraron que los niños y niñas amamantadas tienen 30% menos probabilidades de sobrepeso y 40% menos probabilidades de obesidad.

4) En estudios realizados en Estados Unidos, Canadá y Australia se observó un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer infantil en lactantes no amamantados, mientras que el cáncer de mama desarrollado en la adultez también se asoció inversamente con la LME.

5) Un estudio realizado en Filipinas en el año 1995 demostró que la prevalencia de alergia a los alimentos entre el año y los tres años de edad fue más alta en el grupo no amamantado o amamantado por poco tiempo. Los autores concluyen que la LME protege contra la enfermedad atópica en la
niñez y la adolescencia.

Referencias:
Cuantificación de los beneficios de la lactancia materna: reseña de la evidencia; Organización Panamericana de la Salud - 2002.